Cómo dejar de fumar

DEJAR DE FUMARDejar de fumar es la consecuencia, o la voluntad de superar la adicción al tabaco. De acuerdo con la definición que se da por la OMS la adicción al tabaco se considera como tal cuando el consumidor fuma diariamente, aunque sea una sola vez. Existen varios enfoques y posibilidades para superar la adicción al tabaco, que por cierto se considera como una enfermedad, el tabaquismo. Algunos son evaluados de acuerdo con los protocolos habituales del método científico y pueden ser recomendado por profesionales de la salud.

¿Cómo dejar de fumar de una vez por todas?

En la persona dependiente, el fumar alivia un rato, pero al dejar de fumar se enfrentará a un sufrimiento subjetivo. El enfoque tradicional es apagar un último cigarrillo con determinación y con la confianza suficiente como para no volver a fumar. Alejarse de los lugares donde hay fumadores, quitar el cigarrillo de la vista, ha sido el camino que ha conducido al éxito a 9 de cada 10 ex fumadores en los Estados Unidos. La probabilidad de lograr abstenerse de fumar durante un año o más después de esto equivale a un 6,4%. Por lo tanto, es importante para un fumador no abrir la puerta de la desesperación: el dejar de fumar sin asistencia externa es el método más comúnmente usado, pero esto no significa que funciona en el primer intento. Un contexto favorable y la motivación son necesarios para el éxito.

Los fumadores que dejan de fumar sin ayuda externa, en general, pasarán unos días sometidos a una inestabilidad generada por los efectos de la abstinencia, mismos que son temporales, repetimos: son temporales. Pasados unos ocho días los deseos comenzarán a bajar y será más sencillo superarlos, esto aumenta la confianza, y por ende las ganas de continuar.

Cabe señalar que algo a tomar en cuenta, es que, tal y como sucede con todas las drogas, el deseo de fumar puede estar presente incluso de manera permanente en la memoria, algo parecido a “una vez alcohólico siempre alcohólico”, recordemos que se está luchando con una adicción que ha tomado parte de tu voluntad, e incluso de tu mente. Por eso, es muy probable que algún día ese deseo se manifieste, y es aquí donde la confianza ganada en los primeros días y la determinación junto con la voluntad de ser libre de la adicción serán tus armas más potentes.

Además los beneficios que comenzarán a llegar a tu vida, comenzarán a ser notorios. Poco después de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad disminuye significativamente. Por ejemplo, el riesgo de una disminución de miocardio en los días libres. Un año después de dejar de fumar, el riesgo se reduce a la mitad. Después de 5 años de abstinencia, el riesgo es casi equivalente al de una persona que nunca ha fumado.

En cuanto al cáncer de pulmón, el riesgo después de 10 a 15 años de dejar de fumar es el mismo que el de la población no fumadora. Si la adicción es más fuerte o sientes que no puedes solo, se recomienda acudir a un especialista de la salud y a una terapia psicológica.

 

Soluciones para el Tabaquismo y dejar de fumar. Efectos y causas. Adicción a la nicotina. Parches y remedios para dejarlo.