Enfermedades

El tabaquismo provoca o agrava muchas enfermedades, muchas de las cuales pueden acortar la vida de manera significativa. Hoy en día, el tabaco es la principal causa de muerte evitable, cada año, causaría 5,4 millones de muertes en todo el mundo. Es más que la malaria, la tuberculosis y el VIH/SIDA juntos.

Existen diversas enfermedades que son causadas por el tabaco y muchas otras que son exacerbadas por el daño del tabaquismo:

Cáncer: Las sustancias que contiene el tabaco promueven el desarrollo de muchos tipos de cáncer, a saber cáncer de pulmón, de los labios, lengua, garganta, esófago y vejiga.
Colesterol: El fumar parece favorecer la producción de colesterol “malo”.
Enfermedades del corazón: Fumar promueve la deposición de placas de grasa en las arterias, haciendo que se vuelvan frágiles y se obstruya. Esta es la causa de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular (el riesgo es aumentado de 1,5 a 3 veces).
Trastornos del ritmo cardíaco: La nicotina actúa sobre la frecuencia cardiaca y puede empeorar estas condiciones.
Trastornos del sueño: La nicotina es un estimulante. Las personas propensas al insomnio deben evitar fumar por la tarde o por la noche cuando se despiertan.
La bronquitis crónica y el enfisema.
Boca: El fumar reduce la humedad en la boca. Los problemas de dientes se multiplican por cinco además que aumenta el riesgo de la gingivitis, sin dejar de mencionar los dientes amarillos de tabaco y la promoción de la deposición de la placa, causando caries y problemas en las encías.
Reflujo gastroesofágico: Factor relajación del esfínter del esófago, el tabaco puede ser como una de las principales causas de reflujo ácido (acidez).
Hemorroides: El fumar cuando se tienen hemorroides agrava en un 70% los síntomas.
Osteoporosis: El fumar aumenta la disminución de la masa ósea.
Arteritis de las piernas: La condición se da debido a la mala circulación en las arterias de las piernas y es dos veces más común en los fumadores.
Dolor en las extremidades: Se reduce el flujo sanguíneo a las extremidades, el fumar puede causar o agravar el dolor en los brazos, manos, piernas y pies, especialmente en la mañana.
Diabetes: El fumar agrava en gran medida el riesgo de complicaciones en los pacientes diabéticos. Dejar de fumar es esencial para estas personas.
Envejecimiento de la piel: El tabaco hace la piel sea más gruesa, seca con arrugas más profundas y una tez mate.
Disfunción eréctil: El tabaco daña las arterias y reduce la circulación de sangre que irriga el pene.
Riesgo de degeneración retiniana: La posibilidad de perder la vista es tres veces mayor en los fumadores que padecen este trastorno.