Fumadores Pasivos

El fumador pasivo es una persona que no fuma, pero que respira el humo producido por quienes fuman a su alrededor. El humo del tabaco contiene unas 4000 sustancias químicas diferentes, incluyendo 60 sustancias cancerígenas, por esto es peligroso tanto para el fumador como para los que le rodean.

El humo de tabaco inhalado directamente por el fumador (corriente primaria), si contiene aproximadamente la misma concentración de nicotina, tiene una composición muy diferente al escapar lateralmente desde el cigarrillo (corriente secundaria) porque la combustión es muy incompleta en temperatura más baja, contiene 3 veces más CO (reducción del oxígeno disponible), 7 veces más de benceno, 70 veces más nitrosaminas y 100 veces más de amoníaco (irritantes) que el humo de la corriente primaria. Es decir, el humo exhalado aparece con las sustancias potenciadas.

Es por o lo anterior que en el fumador pasivo aumentan la tendencia y los riesgos de contraer cáncer (pulmón, oído, nariz y garganta), asma, infecciones, etc. A nivel mundial, 40% de los niños y aproximadamente un tercio de los adultos son fumadores pasivos, al encontrarse expuestos al humo segunda mano.

El tabaquismo pasivo aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en aproximadamente un 25%, además se asocia con una tendencia al cáncer de los senos paranasales, en los sujetos expuestos al tabaquismo pasivo, el riesgo de cáncer de los senos se multiplica de dos a seis veces.

Algunos estudios han mostrado una relación entre el tabaquismo pasivo y los accidentes cerebrovasculares. Actualmente existe un amplio consenso dentro de la comunidad médica con respecto a la relación entre tabaquismo pasivos y un mayor riesgo de infarto de miocardio, a pesar de que, en regiones como la de Piamonte, en Italia, las admisiones en emergencias por infarto reducieron un 20% luego de las prohibiciones de fumar en lugares cerrados, el debate actual se está dando sobre la duración y la intensidad de la exposición al humo pasivo necesario para causar esta patología.

Con respecto al caso de padres fumadores con hijos fumadores pasivos, se ha demostrado que el riesgo de muerte súbita se duplica si la familia del niño fuma. Además, la relación dosis-respuesta se ha demostrado, el riesgo aumenta con el número de fumadores en la casa, en función del número total de cigarrillos fumados por día, y en función de la duración de la exposición al tabaquismo infantil.

Si la madre fuma, el riesgo de bronquitis en niños aumenta en un 72% en comparación con un niño cuya familia no fuma. El aumento del riesgo es del 29% si otro miembro de la familia fuma.

En los niños asmáticos, el tabaquismo pasivo aumenta la intensidad y la frecuencia de las convulsiones, especialmente en niños pequeños. Existe una relación dosis-efecto. De hecho, los estudios muestran que el riesgo de asma aumenta:
• 14% cuando el padre fuma.
• 28% cuando la madre fuma.
• 52% cuando ambos padres fuman.

Soluciones para el Tabaquismo y dejar de fumar. Efectos y causas. Adicción a la nicotina. Parches y remedios para dejarlo.