Embarazo

fumar embarazadaPese a los esfuerzos concertados de los investigadores y profesionales de la salud, el tabaquismo materno durante el embarazo sigue siendo un grave problema de salud pública. De un 20 a 30% de las mujeres embarazadas fuman durante el embarazo. Muchas de estas mujeres dejan de fumar durante el embarazo o bien sólo reducen su consumo de tabaco.

El tabaquismo en el embarazo presenta riesgos graves tanto para la mujer como para el feto. Se ha demostrado que el consumo de tabaco entre las niñas y las mujeres embarazadas aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo y puede causar graves efectos adversos fetales, incluyendo bajo peso al nacer, muerte fetal, abortos espontáneos, retraso del crecimiento intrauterino, prematuridad, desprendimiento de la placenta, y la muerte súbita del lactante. El tabaquismo causa otros efectos en la reproducción, lo que conduce a la menopausia temprana y que está unido a la infertilidad.

El dejar de fumar durante el embarazo tiene un enorme impacto positivo en la salud de las mujeres y los fetos y provoca una disminución de los problemas de salud que enfrentan los hijos de los fumadores.

El tabaquismo en el embarazo definitivamente afecta al bebé nonato, la nicotina, el monóxido de carbono y otras sustancias químicas en el humo del tabaco pasa a través de la placenta y llega al feto. La nicotina aumenta la frecuencia cardíaca fetal y los movimientos respiratorios. Se sabe además que ciertos productos químicos cancerígenos llegan a través de la sangre de la madre.

Durante el embarazo, las mujeres que fuman tienen un mayor riesgo de aborto involuntario y los riesgos de que el bebé muera al nacer o poco después aumentan si la madre ha fumado durante embarazo.

Las mujeres que fuman o están expuestas a humo de segunda mano mientras estaban embarazadas, por lo general tienen bebés más pequeños que los de madres no fumadoras. Las madres fumadoras dan a luz a recién nacidos en un peso de 150 g menos que los no fumadores. Los bebés que nacen con un peso inferior a la media son más propensos a las infecciones y otros problemas salud. Existe una estrecha relación entre el número de cigarrillos fumados por una mujer embarazada y el déficit de crecimiento fetal. Estos bebés son más propensos a las complicaciones perinatales, a las enfermedades y a la muerte.

Las madres fumadoras que amamantan a sus bebés pueden transmitir sustancias químicas encontradas en los cigarrillos y presentes en la leche materna. Más del 18% de las muertes por el síndrome de muerte súbita del lactante son atribuibles al consumo de tabaco en la madre. Además los efectos de fumar durante el embarazo continúan ejerciendo influencia en el niño, se sabe de dificultades de aprendizaje en lectura, matemáticas y otras habilidades intelectuales.